Las picaduras de insecto no son ningún proceso desconocido, todo el mundo las ha padecido en algún momento de su vida. Intentaré explicar algunos de los efectos que se producen y porqué.

Cuando un insecto pica casi siempre el motivo es alimentarse intentando absorber sangre de los animales o personas, para ello habitualmente inyecta en la piel sustancias más o menos tóxicas que le facilitan la absorción de la sangre del animal.

Estas sustancias son las que inducen una reacción en el cuerpo humano de liberación de histamina formando la pápula o habón y el picor.

En algunos casos, por ejemplo en picaduras de araña, la sustancia que elimina el insecto es más tóxica produciendo una respuesta inflamatoria más importante que puede incluso inducir cierta necrosis y ulceración de la zona.

En esta época del año son muy frecuentes no solo las conocidas picaduras de mosquito de todo el verano, sino además las picaduras en serie especialmente en las piernas por diferentes insectos no voladores propias de adentrarse en el bosque a la busca de setas.

El tiempo todavía es cálido, los insectos persisten activos y pueden fácilmente incluso penetrar por debajo de la ropa y picar en varios puntos consecutivos.

El tratamiento adecuado con antihistamínicos y corticoides tópicos aliviará el proceso con mayor rapidez.

Existe además el peligro de aquellas personas que puedan ser alérgicas al veneno de las picaduras especialmente de avispas o abejas. La respuesta alérgica puede llegar a ser muy grave y generalizarse, estas personas deben acudir inmediatamente al médico para ser tratadas adecuadamente y evitar situaciones no solo muy incómodas sino incluso de riesgo serio.

Artículos Recientes

Introduce tu búsqueda y pulsa Intro

medusas y erizos cuidado-con-el-marbroceado-responsable