Se acerca el tiempo de las primeras exposiciones solares y también de las primeras quemaduras solares. Los amantes del sol esperan con fruición estos días primaverales espléndidos llenos de luminosidad para exponerse al sol, cuando aunque caliente no es el calor sofocante del verano.

Sin embargo como dermatólogo debo advertir que una exposición exagerada y sin filtro solar a estos primeros rayos potentes y especialmente si no se tiene una piel morena de base, puede llevar a una quemadura solar, posiblemente no tan grave como la que se produce si las primeras exposiciones son en junio, pero suficiente grave como para dañar la piel de forma aguda y evidentemente dejar lesiones que permanezcan en la memoria de nuestra piel para siempre.

La quemadura solar aguda es un proceso inflamatorio intenso de la piel, inducido por la respuesta del daño celular producido por la radiación ultravioleta de los rayos solares.

Se manifiesta con rojez y tirantez e inflamación hacia las 12 a 24 horas después de la exposición y puede llegar a ser incluso dolorosa.

La quemadura solar se resolverá con compresas frías, cremas de corticoides suaves, antiinflamatorios tipo aspirina, etc., pero en esta piel dañada pueden haberse producido lesione celulares que sin llegar a la muerte celular y su descamación sean capaces de generar una serie de células anómalas que con los años se manifestaran en signos de fotoenvejecimiento e incluso de cáncer cutáneo.

El cáncer cutáneo está claramente demostrado científicamente que puede ser inducido por las radiaciones ultravioletas y especialmente por exposiciones exageradas tanto de forma aguda como de repetición. Si tiene  una piel sensible y clara y le es muy fácil quemarse al sol es importante que consulte al dermatólogo que le indique como protegerse y como cuidarse para evitar el daño solar y especialmente el cáncer de piel.

Artículos Recientes

Introduce tu búsqueda y pulsa Intro

el-sol-no-solo-daña-la-capa-superficial-de-la-piel