El vitíligo es una enfermedad adquirida que se caracteriza por la despigmentación de la piel normal.

Ocurre en 0.5-4% de la población mundial y en el 30% de los casos se encuentran antecedentes familiares de la misma enfermedad. No existe predilección por raza o sexo.

La presentación clínica se caracteriza por máculas o placas solitarias o múltiples que pueden estar de forma localizada, segmentaria o distribuidas de forma generalizada.

Esta enfermedad puede resultar muy estresante para el paciente, particularmente debido a la complejidad de su tratamiento y en general, a la poca respuesta clínica.

El vitíligo siempre ha sido difícil de tratar. Se encuentran disponibles varias modalidades de tratamiento, pero el efecto terapéutico varía ampliamente y sólo en muy raras ocasiones se llegan a alcanzar repigmentaciones completas.

El vitíligo frecuentemente aparece en adultos jóvenes, un 30% aparece antes de los 20 años, pero también es frecuente en edades claramente infantiles,  un 14% antes de los 10 años con gran afectación psicológica familiar.

Muchas veces el inicio se puede producir en la zona perigenital, asimismo en el vitiligo infantil se aprecia frecuentemente el fenómeno de la repigmentación espontanea que se acepta como signo de buen pronostico.

Pese a que el tratamiento es difícil y no necesariamente del todo satisfactorio creo un deber de todo dermatólogo de estar informado de las opciones de tratamiento y saber animar al paciente a pelear con la enfermedad.

Existen muchos tratamientos nuevos que ofrecen niveles de respuesta mayores a las obtenidas anteriormente.

Entre estos nuevos tratamientos destacan la fototerapia con luz  UVB de banda estrecha como método eficaz que está alcanzando mucho auge en la actualidad.

Este tratamiento no sólo da buenos resultados terapéuticos sino además tiene la ventaja de eliminar la necesidad de utilizar fármacos fotosensibilizantes. En estudios comparativos publicados recientemente parece ser una de las formas más efectivas de tratamiento.

Así mismo, la fototerapia con UVB de banda estrecha resulta una forma segura y efectiva para tratar el vitiligo en la infancia Sin embargo, todos estos tratamientos deben ser administrados por varios meses para resultar efectivos.

En forma de aplicación tópica, la aplicación de Tacrolimus , la utilidad de la Kellina tópica mas exposición solar, es evidente que consiguen respuestas especialmente en áreas de conocida buena respuesta y con alto grado de seguridad para ser utilizado en la infancia.

En el caso del vitíligo localizado las lesiones también pueden ser tratadas con UVB – NB irradiando sólo el área afectada. Otra opción es la utilización de luz monocromática de 308nm en zonas concretas que también muestra buenas respuestas.

Siempre se aprecian mejores respuestas a cualquier tratamiento en vitíligos recientes, en áreas de conocida respuesta y en pacientes con un buen cumplimiento del tratamiento, sin llegar a una resolución total, el paciente que lucha con la enfermedad y obtiene respuestas positivas, incluso parciales, tolera psicológicamente mejor la enfermedad.

Artículos Recientes

Introduce tu búsqueda y pulsa Intro

dermatitis-del-pañal